22 de abril de 2012

San Francisco, un largo paseo en bici...

Después de una divertida noche conociendo a la gente del hostel, nos levantamos "temprano" (A las 10) para renovar nuestra estadía en el lugar y comenzar a recorrer la ciudad. Lo primero que hicimos fue agarrar unos folletitos que había en el hostel, y ubicar el local de alquiler de bicis mas cercano. Es la mejor manera de viajar por todo SF, si tienen ganas de pedalear! Una vez ubicado el local, nos fuimos en busca de un BK para desayunar. ¡Si no nos cocinabamos en Tahoe, donde viviamos, imaginense cuanto podiamos cocinar en SF de vacaciones! Así que nuestras comidas fueron todas rapidas, no había tiempo que perder. Un desayunito de unos 3 dolares y arrancamos. La bici nos llevó directo por Market Street hacia el puerto. Nosotros queriamos ir para otro lado, pero la bici nos llevó allá (?) Acomodarnos a las bicis, al trafico y las calles costó un par de cuadras. Sobre todo a Fede, que en vez de ir por la bicisenda, me doy vuelta y lo veo venir por la vereda esquivando vagabundos! La idea principal era llegar al Pier 39, que es el mas famoso, pero mientras tanto ibamos parando en el camino, asi que tardamos mas de lo previsto, y nos sacamos fotos con el Silver Gate, que esta tan bueno como el otro la verdad.
Seguimos nuestro recorrido por esta especie de costanera trucha sin puestos ambulantes donde vendan los tan preciados sanguches de bondiola, hasta que llegamos al Pier 39. En un principio pensamos que iba a ser mas largo, pero dado que Schwarzenegger cambió el sistema numerico eliminando el 6, el 7 y el 8 (Porque no queria que Stallone saque mas Rambos o Rockys), el pier 39 estaba mas cerca del 1 de lo que pensabamos. Tengo que admitir, que a penas llegué a ese lugar me enamoré. Me encantó como esta ambientado. Bien puerto, todas cosas de madera, negocios copados, con venta de comida del mar (Aunque no soy un aficionado). Uno de los grandes carteles que está en la entrada es el de Bubba Gump, el local de marisco que hace mi querido Forrest en honor a su amigo caido en batalla. No es el unico en USA, pero debe ser uno de los mas bonitos.
Como verán, en el cartel dice: "End of the pier" que significa: "Esta noche toca Pier" y como me gusta el tipo de musica que hace encaramos para el local. Los locales tienen platos de pescados, rabas, camarones, etc... Todos rondan entre los 5 y los 10 dolares, pero sumado a la gaseosa y los taxes, te gastas unos 15 dolares para comer por ahi. Nuestra mision era Bubba Gump, y como era la primera vez que ibamos a SF (Espero que no la ultima) y estabamos de vacaciones, no nos importaba pagar un poco mas por el lugar. O sea, es Forrest Gump muchachos.
En la entrada del lugar, hay un banco, donde esta la caja de chocolates de Tom, y en mi memoria la frase: My momma always said, "Life was like a box of chocolates. You never know what you're gonna get." También estaban sus zapatillas para correr, fijas al suelo. Sé que estaban fijas al suelo porque intenté robarlas y no se movieron.
"People call me Forrest Gump." El lugar por dentro es genial. Tiene banda de fotos, ropas, objetos que hacen referencia a la pelicula. Ademas la vista es genial, se puede ver Alcatraz y parte de la bahia de SF. Ademas tiene banda de televisores que estan pasando la pelicula todo el tiempo :D
Lo que me gusto fue que en las mesas hay 2 carteles. Uno que dice: "Run, Forrest, Run" y otro "Stop Forrest, Stop". El segundo lo tenes que poner si deseas que el mozo frene en la mesa para hacerle un pedido.
Ya con la panza llena, y contentos de haberle dejado plata al multimillonario Gump, continuamos nuestro bicitrip hacia el Golden Gate, nuestro principal destino. Previo al Golden Gate, fuimos a Lombard Street, la calle mas empinada del mundo. También es la calle donde se registran la mayor cantidad de volcadas automovilisticas del planeta. Nos costó un toque llegar porque tuvimos que subir varias cuadras y las piernas nos estaban matando. Esa es una contra de las bicis, ya que San Francisco está lleno subidas y bajadas...y acostadas tambien. La calle es cortita, pero perfecta para hacer drift. La bajamos con la bici, nos sacamos las fotos perfileras y mucho mas que eso no había para hacer. Desde arriba, bajandola.
Al final de la calle, vista desde abajo, sanos y salvos (?)
Pedaleamos, y pedaleamos, y seguimos pedaleando, en busca de este puto puente que parecía estar mas lejos a cada pedaleada que dabamos. El cansancio comenzaba a vencernos. El sudor corría por nuestras curtidas caras, y la falta de agua hacia que con cada bocanada que tomabamos de aire, pareciera como si estuvieramos comiendo arena. ¿A quien carajo se le ocurre hacer un puente en la loma del orto? es lo que nos preguntabamos. ¿Hicimos bien en venir a San Francisco? Esas, y muchas otras preguntas retumbaban en mi cabeza como las comparsas de Gualeguaychu! Pero al fin y al cabo estabamos ahi, y no habia otra cosa que hacer mas que pedalear. En un momento la bici comenzó a llevar a Fede, que se encontraba desmayado sobre el manubrio de la misma. "Fede, Fede, levantate" decía yo. "Dale Fede, está todo piola, ya casi estamos". Pero era una gran mentira :(
A pocos centimetros del puente, recordé que por ahi esta el barrio donde George Martin tiene los estudios de Star Wars, y no podía irme sin antes pasar por ahi. Ese fue uno de los mayores errores de la vida de Fede. Seguirme a mi, en esta busqueda implacable de un par de edificios. Tuvimos que retroceder varias cuadras, meternos por caminos sinuosos y enfrentar peligros inimaginables, hasta que encontramos algo tan hermoso como un cajon lleno de cartas pokemos. Encontramos...a Yoda!
Le pedí consejos, que me de un poco de fuerza, que hacer con el lado oscuro. A lo que me respondió: "Jugale todo al rojo, papi". Me quedé atónito. Nunca pensé que Yoda iba a ser un ludópata. Pero claro, si podes mover la bola a gusto, cualquiera se vuelve jugador. Seguimos el pedaleo hacia el puente, esta vez nada nos frenaba. Teníamos que llegar como sea, y ya eran casi las 4 de la tarde. No sabíamos como ibamos a volver tampoco porque pedalear no era una opcion. El puente no es nada del otro mundo. Es mas, el Silver Gate es plateado y está mas lindo. El Golden Gate, el cual recibe su nombre del daltónico arquitecto que lo diseñó, ya que de dorado no tiene nada, tiene casi 2000 metros. Hay una veredita para que la gente camine o vaya en bici. Una cosa que tiene SF, es que sus ciclistas son unos rompe bolas terribles y odian los caminantes por asi decirlo.
Cruzamos el puente bien tranquilos, sacandonos fotos pelotudas en cada lugar que lo ameritaba, y en los que no también. Y al llegar al final decidimos que no ibamos a volver por donde vinimos, porque era un re viaje. Además, la agencia que nos alquiló las bicis nos dio un ticket para tomarnos el ferry y volver desde Sausalito, la ciudad portuaria frente a San Francisco, que por cierto es hermosa, y tiene unas casas espectaculares sobre las colinas. Vale totalmente la pena ir hasta allá y pasar un dia aunque sea en el lugar.
Por suerte, el camino hasta el ferry en Sausalito era en bajada, asi que nos olvidamos de pedalear por un rato. Nos tomamos el barco casi a las 6 y devolvimos las bicis en el local correspondiente, casi sin fuerzas. Nos salió unos 30 dolares el dia con el ticket del ferry incluido, asi que las bicis fueron totalmente rentables. Estabamos muertos, nos bañamos, y esperamos las 21.30 hs para el free beer del hostel, un poco de musica y joder con los pibes de ahi. Teníamos que dormir y recuperar energías para afrontar un nuevo día de largas caminatas. El primer día en San Francisco fue mas que satisfactorio, y tengo que admitir que la ciudad tiene su encanto. Espero en breves días podes mostrarle mas de la ciudad, la facultad me está cagando un poco la vida. Saludos terrícolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario