28 de mayo de 2013

Mambru se fue a la guerra, chiribin chiribin chasquibum!

¿Como andan espermatozoides victoriosos? Espero que mejor que a mí que me va tan bien, que estar mejor me haría mal. Pero si están mejor que yo, entonces les haría mal, así que no les conviene estar mejor que yo. Que quilombo, peor que el guión de LOST cuando lo metieron a Faraday.

Para volver un poco a la normalidad, y siguiendo un poco nuestro paseo por el National Mall, llegamos a Museo de Historia Americana. Y no, no se crean que historia americana se refiere al continente americano, sino que para los yankees ellos son América, y creo que con el paso del tiempo nosotros también nos acostumbramos a llamarlos AMÉRICA.

El Museo de Historia Americana fue fundado en 1964, y cerró en el 2006 para una remodelación. Se atrasaron un poquito para la reapertura, pero la tuvieron lista para cuando llegué yo.
Y al igual que en el museo anterior, me sale el nerd de adentro y les digo que este museo no tiene desperdicio. Si bien tiene algunas partes que a mi no me llamaban tanto la atención (como la parte de los trenes, que a Sheldon le encantaría), tiene otras muy buenas, como la de la guerra civil en USA.

Para mi fue como un baño de historia, que se los traspaso a ustedes, pero con resumen y como me lo acuerdo yo. Asume el querido Lincoln a la presidencia, el primer republicano, que siempre andaba con galera.




La guerra Civil, una de las mas sangrientas del continente, se dio entre 1861-1865 porque los negros estaban re podridos de ser esclavos, y los blancos como bien blancos que son, querían seguir teniendolos de mulos. Se separa USA en dos sectores, el norte (Los buenos) y el sur (Los que querían seguir con la esclavitud). En 1863 tomaron la ciudad de Richmond en Virgnia y Lincoln se paseo por la city diciendo que ahora todo era parte del territorio de USA, casi como un liberador. Los negros decían: "Sé que soy libre, porque he visto la cara del Padre Abraham y lo he sentido".

Finalmente Lincoln fue asesinado en 1865, como todo presidente decente, lo mandaron al cajon antes de tiempo (Excepto Nestor, él si se lo merecía (?)).

Tras dejar la guerra civil, me metí en la segunda guerra mundial, y ahí fue cuando me di cuenta que los yankees rompieron las bolas toda su vida, y que sin guerras no son ellos. Salen de una guerra y se mandan a otra. Así son ellos. Y tengan cuidado, porque en la primera de cambio los enganchan a ustedes.




Una genialidad como está armado todo. Como te cuentan minuto a minuto cada aspecto significante de esa época, hasta que llega la parte de la bomba atómica, uno de los hechos mas aberrantes de la historia. Hay una pantalla en el museo y te van pasando un vídeo de las declaraciones del presidente Truman, de porque autorizó ese 6 de Agosto la utilización de la Little Boy, la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima. Dos días después, los japoneses seguían sin dar respuesta ni rendirse, así que le clavaron la Fat Man en Nagasaki, dejando un saldo total de 220.000 muertos. Terrible.

Pero bueno, como si esto fuese poco, después tuvimos todo el quilombo de la Guerra Fria, la Alemania dividida por el muro, y tantas otras cosas. Ahí es cuando me pongo a pensar como en tan pocos años evolucionamos tanto, creamos tantas cosas, mandamos a un tipo a la Luna, y sin embargo, seguimos matandonos unos a otros. Muchas veces porque tenemos distintas culturas, religiones, o temas políticos. Probablemente cuando queden pocos humanos, y la Tierra este ya casi destruida, los muchachos se miraran a los ojos y se dirán: "Y si, la flasheamos loco". ¿Qué? ¿Se esperaban una super reflexión? No, algún día quizás si Borges me inspire  lo suficiente, pueda escribir sobre hacia donde va la humanidad, pero mientras tanto, continuo con los museos, y les dejo la página del museo para que la visiten http://americanhistory.si.edu/. Chequeenla y como siempre, fijense que les gusta. Una parte tiene toda la info sobre los vestidos de las primeras damas, después otra parte todos los presidentes de Estados Unidos. En la planta baja está como ya dije, la evolucion del tranporte con todos los trenes, y también está la bandera de Estados Unidos, su origen, historia y la primer bandera que existió.


(Sí, era un pedazo del muro posta)


Con una sobredosis de historia, deje el museo y me encaminé para el memorial de Lincoln justamente, como para redondear mi día educativo. Siguiendo por el National Mall hacia la otra punta, me crucé con los últimos 3 memorials que iba a ver por lo que restaba de la jornada. Uno era el de la Segunda Guerra Mundial, donde podemos ver un gran círculos con bloques de cementro y cadenas colgando, donde cada una tiene el nombre de un estado de los Estados Unidos. En ese momento también justo se dió que había algun tipo de ceremonia.




Por último, llegué al final del National Mall, o al principio, depende por donde empieces, donde estaba la estatua de Lincoln que a la noche se levanta y sale a dar una vuelta por el parque, o eso pasa en la pelicula de Ben Stiller. Pasa en las peliculas, pasa en la vida real. Pasa en Washington DC.

Frente al Memorial de Lincoln, tenemos el Memorial a Washington. Estos yankees les clavan memorials a cualquier salchicha ya. El memorial de Washington, mas conocido como el obelisco de Estados Unidos, se encuentra al final de las piletas refractantes. Yo probablemente les estoy tirando todo esto, y ustedes quieren ver las fotos, así que acá van:




En este mismo lugar, en 1963, tras 100 años de la guerra civil, el señor Martin Luther King Jr, pronunció el famoso discurso "I have a dream" (no la canción de ABBA), ya que si bien la esclavitud se había abolido, la discriminación era muy fuerte todavía para esos tiempos, y seguramente lo sigue siendo. Si no saben de este discurso, mirenselo. Yo lo vi en el museo y la verdad que es genial. Ganó el Premio Nobel de la Paz en 1964, y 4 años después, como era lógico, fue asesinado.
Si no se acuerdan de este discurso, acá también Forrest Gump habló sobre la Guerra de Vietnam, y después se reencontró con Jenny.

Y por último, les dejo esta foto genial con mis sobrinitos que no quisieron salir mirando a la cámara y  con el tío Abraham.




Caminé mil millones de horas, y como si eso fuese poco, para volver a la casa del Willy, me fui caminando por la avenida de las embajadas, pero eso es material de la próxima entrada.

Chau, me voy que ya empezó Sin Codificar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario